Sobre CEAV

La Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV) nace como resultado de la Ley General de Víctimas (LGV) en un intento de ser una institución de defensa de las personas que, por las omisiones del Estado o por sus acciones criminales, se han visto vulneradas en su vida y en sus derechos.

Desde su publicación en el Diario Oficial de la Federal, en enero 2013, hasta la fecha, la CEAV se convirtió en una nueva estación en el calvario de las víctimas. La instancia que se pretendía ser aliada terminó siendo otro organismo victimizante. Al grado de pedirles a las víctimas que demostraran, ellas, el grado de afectación que el hecho les había causado. O pedir una identificación oficial mexicana o una víctima de otra nacionalidad.

A finales de 2016, la CEAV funcionaba con solo cuatro de las seis personas que deberían fungir como comisionadas. Ninguna de estas personas demostró un actuar en favor de las víctimas. Los últimos meses del año fueron, hasta ahora, los de mayor deterioro y perjuicio para las víctimas, principalmente para las de violaciones a derechos humanos.

Hoy estamos en el proceso de elección de la nueva persona que ocupará el cargo, en un nuevo modelo unipersonal y ya no colegiado,  y que será la encargada de hacer funcionar la instancia que hace cinco años se diseño, el organismo público que debería atender efectivamente a las víctimas.

Se puede decir que el proceso se vio cooptado por la Secretaría de Gobernación (SEGOB). Las dos personas que lideran las “preferencias” (de SEGOB) son cercanas a la función pública federal, uno fue comisionado de CEAV y la otra es servidora público federal adscrita a SEGOB. Ambas personas con relativos apoyos de sectores de víctimas.

La LGV se tuvo que reformar, como otro intento, para mejor su funcionamiento. Lo anterior no funcionaba. Pero fue una reforma lejana de los actores central: las víctimas. La CEAV-LVG es un proceso que no debe repetirse en las mismas condiciones, que debe dar un giro en el que las víctimas sean el punto central y no una decoración estética que legitime el actuar del Estado.

La CEAV necesita cambiar desde sus cimientos y no me refiero al texto de la Ley sino al personal. Es necesario un personal con capacidad humana de comprensión, de dimensionar el sufrimiento de una víctima. Tiene que tomar la mano de todas esas personas a las que debe atender, debe prestar sus oídos a sus demandas y sus fuerzas a sus actuaciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: