La muerte me llama

La muerte me llama y yo la escucho con calma pues me duele el alma y su presencia se vuelve una flama que calienta mis abatidas ganas. ¿Será que me engaña? pero no me quedan ganas de tanto que me duele el alma. Respiro sin ganas. La muerte me llama. Mi alma se inflama. La... Leer más →

Con qué profundidad se hundió esa tu ausencia en mi corazón, Qué fue de tu presencia, aquella que me fue arrancada sin clemencia, Le temo al tiempo que desgasta mis ojos que angustiosos ven borrosos esos recuerdos calurosos, Triste en el camino veo el breve rocío del olvido, Y sé que has existido y que... Leer más →

Sueño que inflama

Existen un sueño que inflama nuestra vida, que llena de calor nuestros días, que es un destello en agonía, te espero todavía, y aunque parece una melodía es la tortura de todos mis días…

No estoy enamorado sino ilusionado, Aplastado y sin haberte besado, Una brisa me ha rozado, Y el color de tus ojos me ha enamorado, Te dije que estoy ilusionado, Pero mentí con el corazón aprisionado, Por no tenerte a mi lado.

El tiempo pasa con el sin sentido de siempre, el viento sopla y levanta las hojas que se han caído del árbol. El silencio tan eterno se ve interrumpido, a lo lejos se escuchan risas, voces alegres. El frío se ve desplazado por el calor de la compañía y el abrazo de la alegría. El... Leer más →

Estaba rodeado de tanta gente, de tantos sueños, de cientos de aventuras por emprender, de tantas voces, de carcajadas de felicidad, de aquellas visiones tan diversas del mundo. Estaba rodeado de tantas personas pero me sentía solo, alejado de toda felicidad y sumido en una inmensa tristeza. Estaba rodeado de tantas sonrisas y sueños que... Leer más →

In ehekatl kan chanchiwa tlasojtlalistli

La negrura no logró ser suficiente para oscurecer la noche pues en lo alto del ilwikatl iluminaba la luz de la luna y me pregunto por qué Metzli me acompaña esta noche en la que su luz hace reflejar mi sombra en el polvoso suelo, pero es un suelo que se ve borroso pues Ehekatl,... Leer más →

El viento donde habita el amor

La negrura no logró ser suficiente para oscurecer la noche pues en lo alto del cielo iluminaba la luz de la luna y me pregunto por qué la luna me acompaña esta noche en la que su luz hace reflejar mi sombra en el polvoso suelo, pero es un suelo que se ve borroso pues... Leer más →

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑