Con qué profundidad se hundió esa tu ausencia en mi corazón,
Qué fue de tu presencia, aquella que me fue arrancada sin clemencia,
Le temo al tiempo que desgasta mis ojos que angustiosos ven borrosos esos recuerdos calurosos,
Triste en el camino veo el breve rocío del olvido,
Y sé que has existido y que te he querido,
Pero en el tiempo el olvido ya no recuerdo que he vivido,
Tu sombra se volvió camino,
Y con con el sol nacido, me alegro de no haber resistido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: